Los 10 pasos del buen comprador

Todo apunta a que 2015 será un año de mayor actividad en la compraventa de viviendas. Con los precios estables, más oferta disponible y crédito asequible y barato en circulación, muchos darán el paso de adquirir una casa, una tarea ni mucho menos sencilla. Más aún si cabe si tenemos en cuenta que buena parte de esta demanda se ha mantenido muchos
años al margen del mercado. Por ello, se hace necesario diseñar una hoja ruta para el potencial demandante con 10 pautas a seguir. El comprador debe estudiar su situación personal, económica y laboral y, quizá lo más complejo, sumergirse en los mercados inmobiliario e hipotecario. Por lo general, desconocidos. En este reportaje se presenta, a modo de guía, las pautas para el potencial demandante.
Las nuevas promociones y las viviendas usadas en la cartera de los bancos se postulan como el producto más interesante en cuanto a la relación calidad‐precio, según el consultor inmobiliario José Luis Ruiz Bartolomé. “El comprador particular de primera vivienda tiene que ponerse „el gorro‟ de inversor y pensar que la casa que compra, además de ser su hogar, es una inversión porque es el activo al que va a destinar su ahorro de los próximos 30 años”, comenta este experto. Teniendo esta afirmación como base, aconseja adquirir vivienda pensando en la hipotética rentabilidad que ésta produciría. Es decir, apostar por localizaciones consolidadas con gran tendencia compradora, donde los precios ya se han ajustado o incluso suben, y con gran tendencia alquiladora.
La banca ha reabierto el grifo del crédito en 2014 y en 2015 y se da por hecho que subirá la intensidad de su ofensiva hipotecaria a golpe de rebajas en el precio del crédito. Este factor resulta fundamental para la demanda de casa, pero no como para obcecar a los nuevos compradores, en opinión de Ruiz Bartolomé. “El precio de la hipoteca no debe ser tan
importante como que el contrato permita una subrogación sencilla y barata a otro banco. Las condiciones financieras van a ir mejorando año tras año y el nuevo hipotecado no debería obsesionarse con firmar el diferencial más bajo, sino que debe prestar atención a que el contrato le posibilite irse a otro banco con mejores condiciones en un futuro”, advierte.

Referencia.- www.elmundo.es

(El Mundo. Suplemento Su Vivienda. Primera página. Páginas 2 y 3)